Especialistas aseguran que “falta una política pública orientada a frenar la transmisión del VIH, sobre todo en los jóvenes”

Especialistas aseguran que “falta una política pública orientada a frenar la transmisión del VIH, sobre todo en los jóvenes”
Por Radio Portales

Médico infectólogo de la Universidad de Valparaíso Rodrigo Cruz afirma que el SIDA aumentó en Chile porque el Estado y las personas “se han relajado”.

Hace unos días, un informe elaborado por Naciones Unidas reveló que Chile es el país latinoamericano donde más aumentó el VIH-SIDA entre los años 2010 y 2016, registrando en ese período un incremento del 34%s en la tasa de casos nuevos confirmados en personas adultas.

En ese contexto, el infectólogo del Hospital Carlos van Buren y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso Rodrigo Cruz Choappa advierte que gran parte de la responsabilidad en lo anterior la tiene el Estado, y en particular el Ministerio de Salud, por no implementar políticas públicas destinadas a frenar la transmisión del citado virus. Más todavía si se considera que la población nacional ha relajado sus conductas sexuales, como lo revelan una serie de estudios que indican que enfermedades como la gonorrea, la sífilis, la uretritis no gonococica y la infección por virus papiloma también muestran un alza considerable en el último tiempo.

“En Chile falta una política pública orientada a frenar la transmisión de ésta y otras infecciones vinculadas a las prácticas sexuales. Uno observa que no existe una política clara ni menos campañas que se enfoquen en acciones que realmente ayuden a disminuir la transmisión del VIH-SIDA. Las que hay no apuntan a que las personas se hagan el examen en forma precoz y sigan después un tratamiento. Lo que uno ve son solo acciones publicitarias esporádicas destinadas a la prevención, por ejemplo, mediante recomendaciones sobre uso del preservativo”, argumenta el especialista.

Por tal motivo, el doctor Cruz rechaza lo señalado por las autoridades del Ministerio de Salud en cuanto a que el incremento de los casos confirmados de VIH-SIDA a nivel nacional se debe, en gran medida, al aumento en el número de test realizados en igual período. “Discrepo absolutamente. Estamos frente a un alza real de esta enfermedad y no por una mejor pesquisa. Actualmente existen más pacientes con VIH en Chile y muchos de ellos no lo saben. En hospitales y consultorios no se facilita la realización del examen, por el contrario, lo que sabemos es que los pacientes confirmados por el Instituto de Salud Pública (ISP) provienen de laboratorios privados y no de los públicos” acota el médico infectólogo de la UV.

Población de mayor riesgo

Según las cifras que maneja el Instituto de Salud Pública, en Chile el VIH/SIDA sigue concentrado en hombres homosexuales y en población transgénera. La prevalencia es de 15% entre los primeros y de 30% para los segundos, en contraste con la tasa de la población general que se estima en 0,35%.

Asimismo, del total de contagiados, el 84% corresponde a personas de sexo masculino, lo que lleva a establecer la razón de seis casos de hombres infectados por cada mujer.

La raíz del problema

En opinión del especialista de la UV, la situación descrita deriva de tres factores principales.

El primero refiere a la pérdida del miedo a contraer la enfermedad, en parte gracias a la evolución que han tenido los medicamentos contra del VIH-Sida, que aseguran un mejor tratamiento.

El segundo, al relajamiento de las políticas públicas destinadas a la prevención y control de la transmisión del virus, y que en lo concreto se traduce en ausencia de campañas.

Ambos han favorecido la despreocupación y llevado a las personas -en especial a los jóvenes- a prácticas sexuales desprotegidas.

“De ahí es que el segmento etario donde más ha aumenta el VIH en los últimos años en nuestro país sea entre los 20 y 29 años, entre quienes los casos notificados evidencian un incremento progresivo en los últimos cinco años”, asegura el médico infectólogo Rodrigo Cruz.

El tercer factor es la falta de pesquisas y facilidades para la realización del examen respectivo en el sistema público de salud y el diagnóstico tardío, que en gran medida es una consecuencia de los anteriores.

“Como resultado de lo anterior, está claro por qué hoy Chile presenta indicadores insatisfactorios en VIH y evidencia el mismo problema que la mayoría de los países de la región: muchos de los infectados aquí se enteran de que lo son cuando ya han contraído una enfermedad marcadora, sus defensas son bajas y las expectativas de sobrevida disminuyen. Desde el punto de vista epidemiológico, casi la mitad de los chilenos son diagnosticados del virus en etapas tardías. En ese sentido, como salud pública estamos fallando en la prevención oportuna y, como resultado, también en el diagnóstico precoz”, sentencia el doctor Cruz.

Comentar