Unos 40 migrantes y refugiados murieron, y 70 resultaron heridos, en un ataque aéreo contra un centro de detención en la periferia de Trípoli. El Gobierno de Unidad Nacional atribuyó a las fuerzas del mariscal rebelde, Jalifa Haftar, aunque no ha sido reivindicado. Haftar conduce tropas que controlan parte importante del territorio libio, y ha lanzado una fuerte ofensiva para desalojar al gobierno reconocido por la comunidad internacional.