El gobierno argentino aseveró al cumplirse 25 años del atentado contra la mutua judía AMIA, que dejó 85 muertos y sigue impune, que “no cesará” en su objetivo de lograr que todas las personas involucradas en el “feroz ataque” comparezcan ante los tribunales argentinos. El atentado es atribuido por la comunidad judía y la justicia argentina al entonces gobierno de Irán y a la organización islámica libanesa Hizbulá.