Argentina se convirtió en el primer país en América Latina en anunciar el aislamiento social obligatorio a nivel nacional por la crisis del coronavirus.

El presidente Alberto Fernández emitió un decreto prohibiendo a toda la ciudadanía abandonar sus hogares con la excepción de salir a comprar alimentos o medicinas, hasta el 31 de marzo.

La orden de cuarentena obligatoria entró en vigencia a partir de la medianoche de este viernes.

“Deberán someterse al aislamiento social preventivo y obligatorio”, declaró el mandatario. “Eso quiere decir que, a partir de ese momento, nadie puede moverse de su residencia. Todos tienen que quedarse en sus casas”.

Fernández hizo el anuncio de cuarentena obligatoria para controlar la propagación del coronavirus durante una rueda de prensa en la capital, Buenos Aires.

El presidente explicó que era hora de que se entendiera que lo hacían para el bien de todos los argentinos. Añadió que “vamos a ser absolutamente inflexibles” y que la persona que no pueda explicar la razón de estar en la calle se verá sometida a las sanciones que el código penal prevé, advirtió.