Científicos finlandeses desarrollaron un modelo que simula la propagación del coronavirus dentro de un supermercado. Como se aprecia en la animación, las partículas en suspensión de un estornudo o de tos pueden trasladarse varios metros y permanecer en el aire durante varios minutos.