El Banco Central, en su cuarto y último informe de Política Monetaria, IPoM, del año pronosticó que el Producto Interno Bruto, PIB, de 2019 crecerá 1 por ciento, por debajo del rango entre 2,25 y 2,75 por ciento estimado en septiembre. Se trata del peor desempeño pronosticado para la economía chilena, desde la crisis “subprime” en 2009, cuando la actividad se contrajo 1,6 por ciento.

Respecto a 2020, el Banco Central proyectó que el Producto Interno Bruto, PIB, crecerá entre 0,5 y 1,5 por ciento, por debajo del rango de 2,75 y 3,75 estimado en septiembre. Para 2021, el crecimiento económico se pronostica entre 2,5 y 3,5 por ciento, por debajo de 3 y 4 por ciento previsto inicialmente.