El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respondió a estas críticas de Michelle Bachelet, señalando que “si no fuera por Augusto Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, Chile sería una Cuba”. Bolsonaro también acusó a Bachelet de “defender los derechos humanos de los vagabundos”, y de entrometerse “en la soberanía brasileña”.