El Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmó un decreto mediante el cual autorizó el empleo de las Fuerzas Armadas en el combate a los incendios forestales desatados en la Amazonía, y que alarman a buena parte de la comunidad internacional. La decisión constituye la primera medida efectiva adoptada por el Gobierno de Bolsonaro, quien en primera instancia afirmó que los incendios habían sido provocados por activistas de ONG’s.