La Cámara de Diputados despachó al Senado, con por 70 votos a favor, 76 en contra y 4 abstenciones, el proyecto que establece una jornada laboral de 40 horas. De esta manera, fue aprobada la gradualidad de cinco años para pymes y un año para grandes empresas. No obstante, fue rechazada la indicación que proponía flexibilidad en la jornada laboral.