La Cámara de Diputados rechazó, con 69 votos a favor y 79 en contra, el proyecto de Admisión Justa, por lo que el Gobierno sólo tiene una opción para reponer la iniciativa en el Congreso. Aunque la iniciativa no puede renovarse hasta después de un año, la Constitución establece que el Presidente Sebastián Piñera puede solicitar que la propuesta pase al Senado. 

Ante ello, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, acusó un “portazo” por parte de los parlamentarios a las “familias de clase media que sienten que su mérito y esfuerzo tiene que valer al elegir un colegio”. A la vez, insistió en que “el actual sistema escolar no reconoce el mérito, lo que es grave por parte del Congreso, e impide en un año presentar un proyecto similar”.