Carabineros rebatió el informe de Human Rights Watch, que denunciaba uso de violencia sexual, por parte de sus funcionarios, y principalmente a las mujeres detenidas, en el marco de la crisis social que afecta al país. La
policía uniformada argumentó que “no existen elementos de convicción que permitan sostener la efectividad de tales relatos”. No obstante, señaló que “sin perjuicio, hay sumarios en curso por 74 denuncias”.