Aunque no han firmado una tregua, China y Estados Unidos han puesto paños fríos en su guerra comercial que comenzó en 2018, en momentos en que se disponen a retomar las negociaciones a principios de octubre. Así, la Comisión Arancelaria del Consejo de Estado de China decidió posponer hasta el 16 de septiembre de 2020 la aplicación de aranceles a 16 productos estadounidenses, cuyos gravámenes estaba previsto entraran en vigor el próximo martes.

La apuesta china tuvo una respuesta inmediata por parte de Washington, que anunció el miércoles que retrasará, del 1 al 15 de octubre, la subida del 25 al 30 por ciento a importaciones chinas por valor de 250 mil millones de dólares como gesto Beijing por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular. El anuncio lo hizo el Presidente, a través de su perfil de la red social Twitter.