El Pentágono confirmo que “más de una docena de misiles” cayeron la noche de este martes en la base aérea de Ain al Assad, en el desértico oeste de Irak, donde están desplegadas tropas estadounidenses, dijo a la AFP una fuente de seguridad.

Este ataque ocurre después que grupos armados proiraníes en Irak prometieron unir fuerzas para responder al ataque realizado por un dron estadounidense el viernes pasado en Bagdad, que resultó con la muerte del influyente general iraní Qasem Soleimani y el jefe militar iraquí Abú Mahdi al Muhandis.