En un acto protocolario la ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt recibió la presidencia de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019, COP25. La cumbre viene marcada por la dificultad para encontrar consensos en torno al artículo 6 del Acuerdo de París y deberá sentar las bases para una nueva fase de acción climática. La cita se realiza en España tras la renuncia de Chile por la crisis social.

Al respecto, la ministra Schmidt aseguró que nuestro país “no renunció a la convicción profunda de la necesidad del pueblo chileno y del mundo entero de empujar con urgencia la acción climática”. Schmidt recordó que Chile toma esta presidencia “en representación de América Latina y el Caribe”, donde los países en vías de desarrollo se ven “fuertemente afectados por el cambio climático” y que solo podemos enfrentar si trabajamos juntos.