El presidente de Perú, Martín Vizcarra, se salvó este viernes de ser destituido por el Congreso al cierre de un juicio político, al no alcanzar sus adversarios los votos necesarios para sacarlo del poder.

Tras un debate parlamentario de 10 horas, en el que mandatario presentó sus descargos al inicio, apenas 32 legisladores votaron a favor de la destitución, 78 en contra y 15 se abstuvieron, por lo que la moción fue archivada. Los adversarios de Vizcarra necesitaban 87 votos, de un total de 130, para sacar del cargo al gobernante.