La Contraloría General de la República inició una investigación especial, con la finalidad de fiscalizar la entrega de terrenos del Ministerio de Bienes Nacionales a pobladores en Antofagasta. Ello, tras una denuncia a la ahora ex subsecretaria de Bienes Nacionales, Alejandra Bravo de haber recurrido a esta práctica, a cambio de firmar para una militancia en el Partido Nueva Clase Media, presidido por su esposo, Eduardo Salas.