La segunda fase de pruebas clínicas de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por la universidad inglesa de Oxford demuestra que es segura en personas mayores sanas. Según informó la revista médica “The Lancet”, la Fase 2 permite concluir que el antídoto provoca “pocos efectos secundarios” e “induce una respuesta inmune en ambas partes del sistema inmune en todos los grupos de edad tanto con una dosis baja como estándar”, destacó.