Un ensayo clínico de fase 3 que prueba la vacuna contra el COVID-19 que está desarrollando AstraZeneca y la Universidad de Oxford se debió suspender debido a una sospecha de reacción adversa grave en un paciente en el Reino Unido.

Un portavoz de AstraZeneca, líder en la carrera por alcanzar la vacuna contra el coronavirus, dijo en un comunicado que el “proceso de revisión estándar de la compañía provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad”.