Cinco días demoró Colo Colo en encontrar al reemplazante de Agustín Orión, siendo el elegido el arquero chileno Darío Melo, jugador que se encontraba hasta ahora sin club.

Los albos se vieron en la necesidad de fichar a un portero luego de la lesión en el hombro que sufrió Orión, la cual lo dejará alejado de las canchas por al menos tres meses.