Estados Unidos está dispuesto a comenzar a hablar con Irán “sin condiciones previas”, según declaró en Suiza el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo. “Estamos dispuestos a sentarnos alrededor de una mesa con ellos. Pero el esfuerzo estadounidense, tendiente a frenar radicalmente las actividades nefastas de la República Islámica y de su fuerza revolucionaria va a continuar”, agregó el personero.