El empresario brasileño Leo Pinheiro, de la empresa constructora OAS, aseguró haber entregado cien millones de pesos a la campaña presidencial de Michelle Bachelet en 2013. Agregó que los contactos fueron hechos a través del ex presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva, quien a su vez lo trató con el ex mandatario Ricardo Lagos. Esto porque la empresa quería garantías para mantener la vigencia de un contrato para construir un puente en Chile.

De esa manera, Lula solicitó el pago de 101 millones 600 mil pesos chilenos, los que se cancelaron a través de un contrato falso con la empresa Martelli y Asociados. Por su parte, el operador político, ex PPD, Giorgio Martelli, condenado a una pena remitida por su participación en el caso SQM, reconoció haber contactado a OAS. Sin embargo, descartó haber incurrido en situaciones ilegales con la empresa brasileña.