La empresa Essal anunció que se encuentra estudiando apelar la multimillonaria sanción de 1.640 millones de pesos que cursó en su contra la Superintendencia de Servicios Sanitarios por el derrame de petróleo que afectó a la planta de agua potable Caipulli, que abastece a Osorno en 2019. La sanitaria argumentó que el regulador sanitario “dictaminó una desmedida multa a la compañía”,ya que carece de precedentes a nivel de industria en los últimos años”.