Evo Morales finalmente renunció. Las manifestaciones contra el presidente boliviano continuaron en ascenso este domingo en las calles del país, a pesar de que esta mañana convocó a nuevas elecciones tras un informe de la OEA que reveló “irregularidades” en los comicios de octubre.

La decisión fue anunciada después de que el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón, le soliciten que dé un paso al costado para desactivar la crisis política y social.

“He decidido, escuchando a mis compañeros, a la iglesia católica, renunciar a mi cargo de la presidencia”, declaró.