Varias estaciones del Metro de Santiago aparecieron con su nombre modificado para recordar a mujeres importantes en la historia de Chile y a víctima de violencia machista, en una acción propagandística, desarrollada por la Coordinadora Feminista 8M, para preparar la huelga convocada para el 8 de marzo.