El fiscal jefe de Rancagua, Sergio Moya, aseguró que una de las razones por las que denunció al persecutor Emiliano Arias, es que usaba las investigaciones para “ensalzar su imagen y sacarle un provecho personal”. Moya indicó que no tiene por qué sentirse “con o sin el respaldo del fiscal nacional, yo no soy un fiscal ni de Arias ni de nadie, yo soy un fiscal de la República”. 

Además, el fiscal descartó haber avisado a Carabineros sobre el allanamiento realizado por la Operación Huracán, como denunció el capitán en retiro Leonardo Osses, imputado por el caso, a las pruebas de la causa por presunta corrupción en la Corte de Apelaciones de Rancagua que mantenía en su casa, mencionando que “no es anormal que un fiscal traslade por mano evidencias para ser periciadas”.