La Selección de Francia se convirtió este martes en la primera finalista del Mundial de Rusia 2018, tras vencer por la cuenta mínima (1-0) a Bélgica en el duelo que se jugó en el estadio de San Petersburgo, con arbitraje del uruguayo Andrés Cunha.

En una primera parte de mucho control por parte de los dos equipos, los belgas del español Roberto Martínez dominaron la mayor parte del tiempo y se mostraron más peligrosos, sobre todo con las acciones de su capitán Eden Hazard por la izquierda.

En los primeros minutos de la segunda etapa, Antoine Griezmann sirvió un córner desde la derecha al primer palo, donde apareció Samuel Umtiti (51’) para anticiparse en el salto y poner el 1-0.

De esta forma, los pupilos de Didier Deschamps sacaron pasajes para la gran final que se jugará en el estadio Olímpico Luzhnikí de Moscú