El Gobierno del Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, revisará toda la estructura de la administración pública y destituirá a aquellos funcionarios que defiendan ideas “comunistas”, informó el ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni. 

La decisión fue tomada en la primera reunión de Bolsonaro con sus 22 ministros y se apoya en el hecho de que en las elecciones, “la sociedad dijo basta a las ideas comunistas que en los últimos 30 años nos llevaron al caos actual”.