Juan Guaidó, proclamado Presidente encargado de Venezuela por la Asamblea Nacional, anunció que inició la toma del control de los fondos que tiene el país en el exterior, como parte de su plan de restructuración desde que el Congreso declarara como “usurpador” al Mandatario Nicolás Maduro. Aseguró que esta medida la tomó “para impedir que en su etapa de salida, el usurpador y su banda busque ‘raspar la olla’ y siga robándose el dinero de todos”. 

Además, Juan Guaidó, convocó dos nuevas manifestaciones. La primera será el miércoles, para exigir a los militares que “se pongan del lado de los ciudadanos”, y permitan la entrada de ayuda humanitaria. Guaidó, además, ofreció garantías a civiles y militares, que desobedezcan a Nicolás Maduro, y ayuden a un cambio de Gobierno en el país caribeño. 

En medio de este escenario, al menos 35 muertos, y 850 detenidos, dejó una semana de disturbios y protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, según un balance presentado por organizaciones defensoras de derechos humanos. Del total de detenidos, 77 serían menores de edad. Además, se denunciaron ocho “ejecuciones extrajudiciales” después de las movilizaciones opositoras, en operativos en zonas populares.