17 pacientes renales murieron tras la paralización de servicios de diálisis en el marco del masivo apagón que lleva más de 60 horas en Venezuela, según denunció la ONG Codevida. Los venezolanos se enfrentan desde la tarde del jueves el peor apagón en la historia del país, que el gobierno de Nicolás Maduro atribuye a una supuesta “guerra eléctrica” liderada por Estados Unidos y el presidente encargado Juan Guaidó. 

En tanto, Juan Guaidó, convocó a una sesión extraordinaria para este lunes en la Asamblea Nacional, la cual él preside, para declarar estado de “alarma nacional”.

“Maduro no protege a nadie, hoy los venezolanos viven en la incertidumbre de no saber si va a llegar la luz, y si llega, cuando se va a volver a ir”, acusó hoy en una conferencia de prensa.

“El viernes dijeron que en tres horas solucionaban, y no han dado parte técnico preciso a esta hora. Secuestran el sistema y no pueden ni siquiera dar la cara y hablarle claro al pueblo de Venezuela”, fustigó, detallando que “siguen 16 estados absolutamente apagados y parcialmente hay luz en 8, donde viene y se va”.