Las Fuerzas Armadas de Irán reconocieron las primeras horas de este sábado que derribaron el avión ucraniano con 176 personas a bordo “involuntariamente y por un error humano”, después de dos jornadas de negación de esta hipótesis, planteada por varios países.

Según el comunicado, el error se debió a que “en esa situación muy delicada y de crisis” el Boeing 737 se situó cerca de un centro militar de los Guardianes de la Revolución con “una altura y una posición de vuelo de un objetivo enemigo”.

“En tal condición, debido a un error humano y no intencional, el vuelo fue golpeado”, detalla el comunidado.

Cabe recordar que el avión estaba en ruta hacia Kiev, capital de Ucrania, y transportaba un total de 167 pasajeros y 9 triuplantes.