El periodista Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Fernando Karadima y uno de los primeros denunciantes de los abusos que cometió el ex párroco de El Bosque, manifestó estar “emocionado” y “feliz”, tras la decisión del Papa Francisco de aceptar la renuncia del obispo de Osorno Juan Barros. Cruz destacó que “empieza un nuevo día para la iglesia chilena”, destacando que “se están yendo los delincuentes para la casa” y “creo que serán varios más”.

La decisión, se da en el marco de la renuncia masiva que habían hecho los sacerdotes tras la reunión en el Vaticano con el Pontífice por los casos de encubrimiento y abusos sexuales al interior de la iglesia Católica en Chile.