Comenzó el juicio por el asesinato del profesor Nibaldo Villegas. Ante el Tribunal Oral, la acusada y expareja de la víctima, Johanna Hernández, renunció al derecho de guardar silencio y pidió “perdón a la familia”.

Además, apuntó con sus palabras a Francisco Silva, también
imputado en el caso, a quien le adjudicó la responsabilidad
del crimen.