La diputada comunista, Karol Cariola, aseguró que ningún parlamentario de la Democracia Cristiana está en contra del proyecto que reduce la jornada laboral a 40 horas semanales. Sobre la posibilidad que el Gobierno recurra al Tribunal Constitucional, tras aprobarse la iniciativa, la legisladora afirmó que “sería una mala señal, ya que el Ejecutivo busca de revertir lo que, por la vía democrática, no ha sido capaz de ganar”.