El animador habló de la “impotencia” que siente ante las distintas acusaciones que ha recibido y declaró que es todo una “injusticia”, replicando ante quienes le dicen “degenerado” e incluso realizando supuestas llamadas telefónicas a ellos.

“Yo tengo familia”, exclamó, mientras negó las acusaciones en su contra: “jamás abusé de una persona, jamás haría algo así”.

“Es complejo dar explicaciones frente a temas que es mejor hacer oídos sordos, pero llega un punto donde se hace absolutamente necesario (…) Mi conciencia está tranquila. Mi conciencia es lo que soy. Lo que digan o piensen de mi los que no me conocen es su problema, no el mío. Gracias nuevamente por sus mensajes de apoyo, pero hoy la lucha es mucho más relevante, hay un país entero que merece y necesita cambios”, reflexionó.