Croacia clasificó a semifinales del Mundial, tras eliminar a Rusia en un emotivo partido que se definió en penales (empate 2-2 durante los 120 minutos) y que se disputó en Sochi.

Contra todo pronóstico, fueron los locales que tomaron la iniciativa desde el inicio, cambiando drásticamente el libreto utilizado en la fase anterior donde una notable faena defensiva le permitió sacar de carrera a España.

Esto tuvo premio para los rusos, ya que Denis Cheryshev (31′) abrió la cuenta por medio de un notable remate de larga distancia que se coló en un ángulo del portero Danijel Subasic.

Sin embargo, la alegría duró poco para los dueños de casa, luego que Andrej Kramaric (39′) igualara con un cabezazo tras centro de Mario Mandzukic.

En el complemento, y con el marcador empatado, ambos equipos optaron por defender más su arco que atacar, lo que significó que el duelo se fuera al alargue.

Y en en el tiempo suplementario apareció Domagoj Vida (100′) para poner en ventaja a los croatas con un testazo tras un córner. De ahí en más, los balcánicos buscaron aguantar, pero los locales consiguieron igualar y forzar los penales con un cabezazo de Mario Fernandes (115′).

En la definición, fueron los croatas los que estuvieron más certeros y lograron vencer por 4-3.

De esta forma, Croacia se enfrentará a Inglaterra por un cupo en la gran final de un Mundial que se quedó sin el anfitrión.