En el video, el niño que lo protagoniza realiza un funeral de su pajarito, le canta un Ave María, le desea que descanse en paz y lo entierra, cuando un perro intenta comérselo.

En redes sociales se generó un debate sobre si es el primer gran viral del año o no y si da risa o pena.