Hace tres meses dormí por primera vez en un cajero. Caminé durante todo un día sin poder pensar con claridad. Un grito de desesperación rebotaba en mi cabeza. Un grito de socorro, de ayuda”.

Así relata su vida actual Nastasia Urbano a El País una modelo suiza que fue un rostro muy conocido durante la década de los 80 y hoy vive en una situación dramáticamente diferente.

Nastasia, cuyo nombre original es Consuelo, pasó de ganar por años cheques con seis ceros, codearse con actores y actrices de cine, músicos y referentes de la moda de Nueva York a hoy no tener un lugar fijo en el que vivir. O mejor dicho, a vagar de banco en banco, de plaza en plaza, para poder encontrar un lugar para dormir.

Se retiró poco antes de que las top models dejaran de ser profesionales que dedican su vida a la moda y a las pasarelas y pasaran a convertirse en estrellas que aparecen en revistas, TV, cine y ahora como en influencers en redes sociales.