El Congreso de Puerto Rico postergó la votación sobre quién debe ser el nuevo gobernador de la isla, tras la salida de Ricardo Roselló, quien renunció en medio de masivas protestas. Pedro Pierluisi, que representó a Puerto Rico ante el Congreso Washington, y fue nominado por Rosselló para reemplazarlo, es considerado por los puertorriqueños una figura conciliadora.