El equipo médico y los funcionarios del Hospital Clínico San Borja Arriarán denunciaron una grave crisis, que impide garantizar una atención de calidad a sus pacientes.

Esto, luego que tres pacientes denunciaron ante la justicia supuestas malas prácticas en los partos de sus hijos, lo que provocó la muerte de uno de ellos y otros nacieran con problemas neurológicos. Además, acusan falta de insumos, monitores y camas en el recinto.