El ministro de Justicia, Hernán Larraín, se refirió a las críticas por la decisión de la Corte Suprema de conceder la libertad condicional a siete condenados por delitos de lesa humanidad.

“Si la ley lo permite, por qué negarle a alguien que recurra a ese derecho y si el juez considera que corresponde, por qué cuestionar su decisión”, dijo.

El secretario de Estado sostuvo que “en Chile las instituciones, del nivel y envergadura del Poder Judicial, requieren de respeto de su funcionamiento”. En ese sentido, sostuvo que “respetamos y entendemos que son los tribunales los que resuelven la interpretación de las leyes. Además hay una doctrina uniforme en el tiempo (…) lo importante es ir estableciendo criterios permanentes y yo creo que la Corte, en uno y otro fallo, es lo que ha ido haciendo. De manera que respetamos esa función y creo que es el llamado que tenemos que hacer a todos los chilenos, a respetar el trabajo de los tribunales de justicia”.

Larraín manifestó que “lo que hacen los jueces es interpretar las leyes y por eso a veces dos jueces pueden pensar de forma distinta. Hacen bien los jueces en buscar la mejor interpretación y no me corresponde juzgar la exactitud del fallo con respecto de la norma, porque esa labor le corresponde de forma soberana a los jueces”.

“Creemos que lo importante es que los criterios de interpretación se mantengan deseablemente en el tiempo (…) Nadie puede sostener que los jueces no están haciendo su labor”, enfatizó.

Por su parte, el presidente del máximo tribunal, Haroldo Brito, expresó que “cada sala funciona de manera independiente, las responsabilidades de interpretación son de cada uno de los jueces. No sé si será una tendencia definitiva, hay que estar atento cómo sigue el debate”.

En relación a los cuestionamientos de los familiares de las víctimas de Derechos Humanos, el abogado comentó que “estamos conscientes que ellos tienen una situación de dolor incuestionable y somos respetuosos de ese estado de ánimo”.