El actor y bailarín Cameron Boyce, uno de los rostros más conocidos de la factoría de televisión infantil de Disney en la última década, falleció este sábado en Los Ángeles a los 20 años. La familia confirmó la noticia a la cadena ABC e informó de que la muerte ha sido consecuencia de una enfermedad que el actor y bailarín padecía desde hace tiempo. Durante toda su adolescencia Boyce actuó para Disney y se convirtió en uno de los rostros más conocidos de una nueva hornada de actores de televisión por sus papeles en la serie Jessie y las películas de Los descendientes. El domingo aún no habían trascendido detalles sobre la enfermedad de Boyce.