Hernán Calderón Argandoña quedó en prisión preventiva, tras ser formalizado por los delitos de parricidio frustrado contra su padre, lesiones en contexto de violencia intrafamiliar, daños y tenencia ilegal de armas.
Sin embargo, la jueza del Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, Andrea Díaz-Muñoz, dispuso que la cautelar sea cumplida, por el momento, en una clínica. Agregó que “una vez que el imputado esté “compensado”, se dispondrá su traslado a una cárcel.