El entrenador señaló que ya había estado en el lugar, incluso con niños del plantel. “La última vez que fui, con tres chicos, eran características similares. Les dije que si estaba con ese nivel de inundación, teníamos una hora para entrar y salir”, indicó, mostrando que tenía conocimiento de la zona.

Dije a los niños que teníamos que cavar para dejar el agua salir pero no fue posible. Entonces pensamos en buscar un lugar para dormir porque estaba cada vez más oscuro. Les dije a todos que no tuvieran miedo».

Además el entrenador de los chicos ha explicado que pensó en las dos opciones que tenían: Esperar un rescate o avanzar. «En ese momento escuchamos el agua subiendo y miramos delante y vimos que subía hacia nosotros también. Tuvimos que andar a otro punto y durante una hora el agua subió tres metros».

«Bebimos el agua que caía de las paredes de la cueva. No teníamos nada de comida» ha dicho uno de los niños de la cueva.

«El motivo por el que se celebrará una rueda de prensa es que los medios puedan hacerles preguntas y que, después de eso, puedan regresar a sus vidas normales sin que los medios de comunicación los molesten», ha dicho el portavoz del gobierno, Sunsern Kaewkumnerd, a la agencia France Presse.