No hay Dios, esa es la conclusión del célebre físico Stephen Hawking, cuyo último libro se publicó este martes.

Otras bombas que el científico británico dejó a sus lectores incluyen la creencia de que existe vida extraterrestre, que la inteligencia artificial podría ser más astuta que los humanos y que los viajes en el tiempo no se pueden descartar.

“No hay Dios. Nadie dirige el universo”, escribe en “Respuestas breves a las grandes preguntas”.

“Durante siglos se creía que las personas discapacitadas como yo vivían bajo una maldición que fue infligida por Dios”, agrega. “Prefiero pensar que todo se puede explicar de otra manera, por las leyes de la naturaleza”, precisa.