La municipalidad de El Quisco aprobó una ordenanza que restringe, entre otras cosas, el escuchar música con parlantes en las playas y plazas de la comuna.

La decisión se alcanzó a fines de 2018 y prohíbe el pernoctar, orinar, defecar, solicitar dinero, ejercer cualquier tipo de comercio no autorizado, el uso de aparatos sonoros (parlantes portátiles)y la realización de malabarismo, limpiaparabrisas u otra acción que altere el libre tránsito vehicular en bienes nacionales de uso público (plazas, playas, aceras, veredas, calles, pasajes, avenidas y áreas verdes).

Las multas para quien infrinja esta normativa serán de entre 1 a 3 Unidades Tributarias Mensuales (UTM), es decir, entre 48 mil y 145 mil pesos. Además, en caso de cometer nuevamente la falta, las sanciones subirán a entre 3 y 5 UTM, indica el decreto alcaldicio.