Por: Jaime Torres

Una noche mágica cargada de emociones brindó, el gran astro de la música Raphael.  Son casi 60 años de carrera artística, de un artista excepcional que ha logrado los más altos honores en la música latina, que esta noche le dijo a millones de fans en toda hispanoamerica, que “sigue siendo aquel”.
De la mano de la Orquesta Filarmónica de Chile bajo la conducción del maestro Rubén Díaz, Raphael recorrió por casí dos horas canciones que son parte del cancionero popular y que han permanecido en el insconciente colectivo durante varias décadas, “no vuelvas”, “digan lo que digan”, “mi gran noche” y “escándalo”, parte de estas letras.

Este trabajo “RESimphonico”, fue grabado en  los estudios Abbey Road de Londres y MG Studios de Madrid, y por primera vez el artísta mezcla sus grandes éxitos con bases de música electrónica, acompañadas por instrumentación sinfónica, una apuesta por la reinvención que lo ha llevado por toda américa latina y por su natal España.

Rapahel fue premiado con la Gaviota de Plata, “De todo corazón, muchas gracias”, señaló. Y continúo repasando éxitos “gracias a la vida” “provocación” y yo “sigo siendo aquel” que mantuvo la magia y terminó de conmover a toda la Quinta Vergara.

El público de pie ovacionó la interpretación y nuevamente le premio. Esta vez con la Gaviota de Oro, “el público sabe que soy suyo y puede hacer de mi lo que quiera”, agradeció.

Luego, un magnífico final con la interpretación de “como yo te amo”,  con el que cerró una noche de gala en Viña, “ustedes saben como yo los amo, y volveré cada vez que sea necesario”, así se despidió un artista que desde 1982 es parte de la voces doradas que han pisado el primer escenario de la música de Chile, y el más importante de la música en toda latinoamerica.