El Parlamento alemán aprobó este viernes nuevas reglas para facilitar que se lleven a cabo las deportaciones tras un debate que ha estado caracterizado por las interrupciones y los ataques personales.

Las normas reducen las barreras para imponer la detención para los futuros deportados y permite que estos sean recluidos en prisiones estándar.