Por: Ximena Peña

Gopal y Visnu Ibarra Roa, son dos directores reconocidos en el mundo teatral. En el año 2005 ambos hermanos deciden formar la Compañía teatral de los Hermanos Ibarra-Roa, en donde a lo largo de sus carrera han creado y presentado al público obras como: Víctor sin Víctor Jara, Numancia, La Carta (Violeta Parra) y Pateando Piedras (Jorge González), en las cuales han llenado las salas de teatro. Esta última obra “Pateando Piedras” que es un homenaje a Jorge González, estará siendo exhibida durante todo el 2020, en donde ya la han presentado en el Festival de Teatro Juan Radrigan de Quilicura, En los 10 años del Museo de la Memoria y DDHH y en el Festival de teatro de La Pintana. También habrán dos funciones gratuitas el sábado 18 de enero a las 20.30 horas en Chimkowe, Peñalolén y el sábado 20 de enero a las 20.00 horas en la Villa Portales.

A lo largo de sus 15 años de compañía teatral, el año 2014 forman los coros ciudadanos en donde llamaron a un casting a personas común y corriente que quisieran ser parte de este proyecto de danza, canto y teatro. Desde que crearon este plan hasta la fecha han recorrido desde Arica hasta Chiloé, con 18 talleres finalizados seleccionando a personas que son parte del proyecto en todas las obras que presentan. 

  • Gopal se define como una persona reservada, donde expresa: “juego un papel más introvertido, y desde esa intromisión plasmo todo a través de la escritura”, lo contrario a su hermano Visnu quien es más extrovertido y tiene un rol mucho más político.
  • El dramaturgo agrega que trabajar con su hermano es algo: “muy maravilloso que viene de una unión total, donde ambos somos unos creadores juntos y nos entendemos nuestros puntos de vistas que vienen desde nuestra biografía”.

¿De dónde nace la idea de crear esta trilogía musical que llaman ustedes?

Al investigar a Jara, nos damos cuenta de que no solo era un cantautor, sino que, él también fue un hombre de teatro, quien componía sus canciones para sus obras y dijimos acá hay algo que va más allá, algo que nos está llamando. Al momento de crear la obra, el encargado del GAM, Javier Ibacache, nos manifiesta que podríamos trabajar con familiares de ejecutados políticos, y nos habló de un coro alemán que se llama “levántate” en honor a la canción de Víctor Jara, y desde ahí indagamos y dijimos aquí hay algo súper poderoso. Cuando la comenzamos a producir, escogimos hacerla de una manera bastante controversial y hermosa, como fue poner a la mujer en el rol de Víctor Jara, donde situamos a varias mujeres desarrollando ese papel lo que produjo que se viera a través de una sensibilidad que habla desde otro lugar.  Esto se nos ocurre por una cosa obvia, y fue porque se cumplirían 40 años del Golpe Militar (2013). A raíz de eso pensamos que el artista más emblemático de esa época era Víctor Jara, además de saber que era un ejecutado político, algo que nos vincula a mí y a Visnu, porque como familia pertenecemos a la agrupación de ejecutados políticos.

¿Y “La Carta” de Violeta Parra?

Tiene que ver con que se cumplían los 100 años de natalicio de Violeta Parra. Entonces con Visnu viajamos en el 2014 a París a conversar con Ángel Parra, padre, quien nos dijo que esperáramos hasta el centenario y nosotros dijimos okey aguardaremos, porque queríamos hacerlo ese mismo año. Pero finalmente lo hicimos en 2017, ya que él nos dice que no nos apresuráramos, para que hiciéramos algo bonito y con calma. En ese instante nos ocurre con Visnu, que no sabíamos cómo abordar la obra de Violeta, porque era muy grande, en cambio con Víctor desde el inicio teníamos la idea clara. A nosotros nos interesaba mostrar a Violeta Parra como una luchadora política, algo que demuestra con canciones como:  “Qué dirá el Santo Padre”, “Arauco tiene una pena”, “Los pueblos americanos” y “Que vivan los estudiantes”, melodías en las que hacía una denuncia social al país. Y desde ahí nosotros retratamos canciones de ella que exhibieron la contienda política, en la obra “La Carta”.

¿“Pateando Piedras” Cómo surge?

Florece después de hacer el conducto regular con Víctor Jara y Violeta Parra,  y ahora era el turno de Jorge González. Tanto para mí y Visnu, ellos son los tres grande maestros de la música chilena, entonces era un cauce natural, debido a que Jorge estaba a la altura de ellos por dos términos, el creativo y político. Él tiene un nivel creacional y de composición musical que era igual de poderoso que el de Violeta y Víctor, por lo tanto, al crear estas obras, nosotros sentimos que ellos son la “gran trilogía musical chilena”, ya que son los tres estandartes de la música chilena a nivel creacional.

¿El público cómo ha recibido estas tres obras?

Las tres obras han tenido una recepción muy similar. En las tres nos han ovacionado de pie. En el caso de “Víctor sin Víctor Jara”, es una de las obras más vistas del teatro chileno, me atrevo a decirlo, porque ya la han visto más de 100 mil espectadores desde que la estrenamos en 2013, fue un furor tremendo porque llenábamos las salas. Y con “Pateando Piedras”, es una obra que recién estamos viendo sus frutos, porque ocurrió lo mismo que con “Víctor Sin Víctor Jara”, donde en todas las funciones agotamos las entradas, entonces, ambas se equiparan en éxito.

¿Cuál de las tres es tu favorita?

Es súper difícil. Solamente podría analizarlo desde el lugar que: “Víctor Sin Víctor Jara”, es una obra que tiene mucha más actuación. “Pateando Piedras” es un producto que brilla mucho más la danza y en “La Carta” reluce el canto. Esa es la diferencia, pero me gusta el canto, danza y actuación, entonces no podría definirlo (risas).

También consultamos Visnu Ibarra acerca de la recepción de Pateando Piedras que es la obra musical que están presentando por estos días.

¿Qué te ha parecido la recepción del público con la obra Pateando Piedras?

Muy feliz con la recepción del público, ya que desde el minuto 1 hasta el final de la obra las personas reciben muy contentas y maravilladas. La obra pateando piedras retrata la figura de Jorge González, sus dichos, resquemores, sus entredichos, sus declaraciones en la prensa, su relación de amor y odio con la prensa. Hay algo en que Jorge González de alguna manera fue visionario con todo lo que esta pasando en la actualidad, se vuelve a cantar el Baile de los que sobran en todas las marchas de este país, se vuelve a revisitar los dichos de él, cuando enfrenta a las familias más poderosa del país que manejan a los políticos muy importante él y la obra pateando piedras atigente en lo que esta pasando el día de hoy.