Detectives de la Policía de Investigaciones,PDI, allanaron oficinas de Enap en Concón y Quintero en el marco de las indagatorias por los episodios de contaminación registrados en la zona desde agosto.

A través de una declaración pública, la estatal dio cuenta del procedimiento, asegurando que “nuestra compañía entregó toda la información requerida en su disposición permanente de colaborar con la investigación”.

Además de afirmar su compromiso en “colaborar con las autoridades”, enfatizaron que “estamos convencidos que los hechos sucedidos en la emergencia no se originan a causa de acciones de ENAP” y que se encuentran adoptando “todas las medidas necesarias para asegurar que nuestras operaciones sigan funcionando de manera segura, protegiendo la salud de las personas y el medio ambiente”.