La fantasía de un joven chileno virgen de 16 años, residente en Estados Unidos, quien ganó un concurso para asistir a la “isla del sexo”, podría verse truncado debido a la intervención de las autoridades de Trinidad y Tobago.

Esto porque el evento masivo, que promete drogas, alcohol y sexo con mujeres prácticamente de forma ilimitada, estaría a punto de ser cancelado por la policía del país caribeño que aseguró que los asistentes podrían ser deportados apenas pisen el aeropuerto internacional de Piarco.

La razón de la negativa al desenfrenado festejo es que en el país la prostitución y el consumo de drogas es ilegal, pese a que la empresa organizadora Good Girls Companycree que todo está dentro del marco de la legalidad.